domingo, 16 de agosto de 2009

La esencia de la creación 2


Es algo poderoso lo que hay dentro de nosotros, que nos impulsa, esa noche de lluvia e imsomio, o ese día de sol y libertad, a tomar una lapicera y plasmar en un papel aquello que nos llega desde el infinito.

Energía II

Las brasas, el vino,
el ébano, el sándalo,
nosotros, la Cabra,
Él nos reune...
¿Qué nos dirá?
¿Qué compartirá hoy?

Toma en sus manos el alba,
ata al rojizo Aldebarán a sus pies,
Antares escapa a sus manos.
No importa, hay muchas otras!
Sólo llámalas, ellas acudirán,
si así les place...

Comienzan Sus enseñanzas,
grabadas a fuego en nosotros.
Dejamos que el mundo gire,
y para cuando Él termina,
ya es noche otra vez,
y la danza nos llama.

Otra vez el fuego,
otra vez el baile,
otra vez el canto,
el saber, una vez más...
Él baila desenfrenado,
muestra la Danza suprema...

La noche se va,
y con ella el Maestro.
El Bosque se borra,
se disipa la niebla,
me arrebatan de allí...
Veo algo frente a mí...

Y esto? Un rascacielos?

1 comentario:

  1. ¿Rascacielos? Nada de eso, pues son pollas... Es un dinosaurio polludo. Ha estado bonito, ahora leeré el de más arriba.

    ResponderEliminar

Críticos que mancillaron mi obra