lunes, 21 de septiembre de 2009

Los ángeles caen primero



Una muerte dolorosa más allá del dolor, de un trago amargo, de un frasco a la mañana. Repara, no olvides.







En su afán por escapar,
el alma destroza la carne,
parte los huesos,
quiebra la memoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Críticos que mancillaron mi obra