domingo, 6 de septiembre de 2009

Más cambio, más me encuentro...


¿Cómo podemos hacer para ser nosotros? ¿No lo somos lo suficiente al no encontrarnos? Mientras más nos acercamos a unos, en realidad corremos de otros. Una maratón de la que somos apenas concientes. ¿De quién corremos en realidad? ¿El pasado? ¿El futuro? ¿Nosotros? Quizá nuestro perseguidor sea este Lobo del que tanto hablo... ¿Quieren saber más sobre Él? Más adelante. Aún no es tiempo.






Una ilusión apenas elegida

Cambien los años, las personas,
cambian las caras, los modos,
vos cambiás, y yo también,
y sin embargo permanecemos intactos.

Corremos en direcciones opuestas,
tan juntos el uno al otro,
olvidando, odiando, queriendo, matando...
Qué nos promete el Norte?

Renacemos en mil nombres,
apenas se va uno y llega otro.
Nos alejamossolo para encontrarnos,
allá, en el Este.

Intercambiamos matices,
rompemos barreras...
Y vos? Allá, rediante...
Yo? No sé...

2 comentarios:

  1. El cuentito es muy bonito, pero esa imagen está que te parte el pito, es genial. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. la esencia nunca cambia no? yo creo que corremos por miedo a lo que ignoramos, y a lo que nos hizo mal, y con esperanza... y que cambiamos pequeños detalles que eligen nuestro destino.. n mínimo granode arena, puede hacer la diferencia

    ResponderEliminar

Críticos que mancillaron mi obra