sábado, 9 de enero de 2010

Arde la casa?

Lejos se encontraba el ser y la razón. Las causas últimas no podían contenerlo primitivo, y la liberación estaba pactada. Lo único que no se podía solucionar era el mantener una sonrisa cuando viene el dolor. A veces los malos hábitos se hacen costumbre, las costumbres tradición, y las tradiciones viajan...

Intitulado

Dame amor indio,
mi respuesta para vos
son palabras sueltas
que hacen la Música.

El monje bajó de su roca
al escuchar a su Dios morir.
Un nuevo espacio se abre
para el Hombre junto al Mar.

Llamar la masculinidad
con el calor de un arma,
y aspirar su frío humo
para terminar de morir.

Dame vino en tu espíritu,
y levantaré mi copa otra vez
para ser yo mismo
en la encarnizada lucha
que todo Lobo sostiene
contra el Hombre.

Dame música,
te devolveré palabras...

_________________

El muchacho celebró
un ritual junto a su fuego,
celebró una misa negra
y con las velas marcó
el funeral de la niñez.

La Sacerdotiza estaba ahí,
ella marcó el inicio y
dio un final prematuro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Críticos que mancillaron mi obra